Ads 468x60px

miércoles, 30 de abril de 2014

ARQUITECTURA BIOCLIMÁTICA O ARQUITECTURA.


La Arquitectura Bioclimática se puede definir como la arquitectura que trata de aprovechar las condiciones medioambientales que existen en el entorno del edificio, para conseguir que sus ocupantes o usuarios mantengan unas condiciones óptimas de confort térmico en su interior.

Este tipo de arquitectura busca fundamentalmente conseguir que las diferencias de temperatura que puedan existir entre el interior y el exterior del edificio estén muy atenuadas, a pesar de que las variaciones climáticas en el exterior sean muy grandes y todo esto con la mínima intervención de sistemas mecánicos de climatización. Por lo tanto, lo que se intenta con la Arquitectura Bioclimática, es conseguir edificios con un consumo de energía casi nulo, concepto por otro lado tan de modo últimamente.

Aprovechamiento de Vegetación y Ventilación Natural
Fuente: http://www.farfanestella.es/bioclimatica/?p=986

Las características principales por las que destaca la Arquitectura Bioclimática se pueden resumir en las siguientes:

  • Aprovechar el sol de invierno (muro trombe, patios solares, invernaderos, sistema solar activo, etc.).
  • Utilizar el aislamiento térmico para reducir intercambios energéticos con el exterior, sobre todo las pérdidas de calor en tiempo frío.
  • Todo el edificio se hace con una gran inercia térmica, para amortiguar las oscilaciones de la temperatura interior (muros con gran masa, muros de agua, cubierta estanque, etc.).
  • Se busca orientar las superficies acristaladas al Sol de Invierno (captación gratuita de calor).
  • Las fachadas y la forma del edificio se adecuan al frío y al viento de invierno.
  • En las horas de oscuridad, las superficies acristaladas, se cierran con protecciones nocturnas especiales para reducir las pérdidas de calor.
  • Rechazar el sol de verano (protección contra la radiación solar, muros blancos, etc.).
  • Utilizar la ventilación natural para combatir la humedad y para evacuar el aire caliente molesto (ventilación cruzada, chimeneas solares, atrios o patios centrales, torres de viento, etc.).
  • Aprovechar al máximo la luz natural.
  • El edificio se tiene que adaptar a las características del entorno, a su relieve, vegetación, etc.
Aprovechamiento del Sol en invierno y rechazo en verano.
Fuente: http://editorial.cda.ulpgc.es/ambiente/2_clima/2_soleamiento/a229.htm

La Arquitectura Bioclimática guarda una íntima relación con la arquitectura tradicional o vernácula que se puede observar en la práctica totalidad de las zonas del planeta donde ha existido población durante miles de años. En la arquitectura tradicional se perseguía, por encima de estética y diseño, adaptarse al clima, a la naturaleza y al paisaje, es decir se adaptaban a la función para la que se construían las viviendas, siendo una de ellas la defensa frente a las inclemencias ambientales. Además con esta arquitectura los edificios se acondicionaban aprovechando los recursos medioambientales, consiguiendo viviendas con un mínimo consumo energético, también se aprovechaban los materiales locales haciendo que las construcciones fueran económicas, por lo que se puede decir que su construcción era básicamente artesanal. Todo esto deja de existir cuando la arquitectura se globaliza y aparecen patrones o códigos formales de arquitectura donde se desarrolla la tipología repetitiva y genérica de viviendas, la cual se extiende prácticamente por todo el planeta, originando que las viviendas no se adapten al medio que les rodea, llegando en ocasiones incluso a funcionar peor que el clima de su entorno, lo que lleva a tener que recurrir a sistemas artificiales de climatización para resolver las deficiencias de confort que tienen los edificios.

Por lo tanto, en la actualidad prácticamente no se construye estudiando el clima que puede afectar al edificio que se proyecta, de hecho en muchas de las viviendas que se realizan en la actualidad sería muy difícil vivir si no existieran sistemas artificiales de control ambiental. Esto supone un gasto excesivo de energía, ya que si las viviendas se construyeran teniendo en cuenta el clima y el lugar donde se ubica el edificio el gasto energético se reduciría notablemente.

La construcción de viviendas, en la actualidad, debería de estar orientada a un consumo mínimo de energía y más aún cuando en la mayoría de ocasiones, no se busca que el edificio impresione por su poder y perennidad, si no que el fin último es que sea habitado por personas.

Por lo tanto, hay que fijarse en los sistemas que utilizaban los primitivos constructores de la arquitectura tradicional, los cuales carecían de tecnología suficiente para climatizar artificialmente una vivienda y debían tener en cuenta las condiciones climáticas del lugar para poder diseñar los edificios que iban a construir.

Cuando consigamos referirnos a la Arquitectura Bioclimática como Arquitectura simplemente, sin tener que añadir ningún tipo de adjetivo que aclare que nos referimos a un tipo de arquitectura que es diferente a la que se utiliza habitualmente, en ese momento, se habrá conseguido construir edificios respetuosos con el medioambiente y adaptados a las necesidades reales de sus usuarios. 

Bibliografía:
Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas. Ciemat (1989). Clima, Lugar y Arquitectura. Manual de diseño Bioclimático.



0 comentarios :

Publicar un comentario