Ads 468x60px

miércoles, 28 de noviembre de 2012

RELACIÓN ENTRE EFICIENCIA ENERGÉTICA EN LOS EDIFICIOS, CAMBIO CLIMÁTICO Y ECONOMÍA.


En los últimos años los ciudadanos convivimos con noticias que se han convertiendo en cotidianas y que tratan sobre temas como el cambio climático, el déficit energético nacional o la estrella de todos ellos, la crisis económica. Estos conceptos que parecen no tener relación entre ellos, pueden encontrarse vinculados, en mayor o menor medida, por algo que resulta común a toda la sociedad y que se hace de forma habitual, que es consumir energía.

La relación que existe entre estos conceptos se advierte de la siguiente forma, por un lado gran parte de la sociedad tiene el convencimiento de la existencia de un aumento de la temperatura de la Tierra de origen antropogénico, relacionado con la utilización de fuentes de energía procedentes de combustibles fósiles, por otro lado la dependencia energética de España es muy alta, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Industria relativos a 2010 el grado de autoabastecimiento energético se sitúa en el 26,10%, lo que significa que el 73,90% de la energía consumida en España procede del exterior, esto se traduce, según datos del Ministerio de Economía en unos 35.000 millones de euros de déficit energético, aumentando hasta 40.000 millones en 2011. Este dato representa, según informaciones publicadas en varios medios, el 86% del total del saldo negativo del comercio exterior de España. Además, se encuentran los compromisos que tanto España como el conjunto de la Unión Europea adquirieron al ratificar el Protocolo de Kioto, con el que se busca estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y que llevaron entre otras actuaciones hasta lo que se conoce como el comercio de derechos de GEI, que en España está regulado por la ley 1/2005 para sectores como el de la energía o la industria, pero en los que se quedan fuera los denominados sectores difusos entre los que se encuentran el sector transporte o el sector residencial, donde es el Estado el responsable de las emisiones producidas. Según declaraciones recientes del ministro de Agricultura y Medio Ambiente, el Estado español ha gastado 770 millones de euros desde el año 2008 en comprar derechos de emisiones de CO2 de estos sectores, previendo un gasto entre 450 y 850 millones de euros en los próximos años.

Consumo de Energía Final en España 2010
Fuente: Ministerio de Industria y Energía
Por lo tanto, se puede afirmar que la reducción en el consumo de energía beneficia a toda la sociedad en su conjunto, ya que hace que se reduzcan las emisiones de GEI favoreciendo la lucha contra el cambio climático, hace que se reduzca el déficit energético, aumentando de este modo la competitividad de las empresas y familias y además disminuye la compra de derechos de emisión por parte del Estado. Todo esto evidentemente no va a solucionar el actual momento de crisis económica existente, aunque si debe ser uno de los factores que contribuirán a su mejora.

Por todo ello, es muy importante que todos los sectores económicos actúen en esta dirección, incluido el sector de la edificación. Según el Plan de Acción de Ahorro y de Eficiencia Energética para el Periodo 2011-2020, aprobado por el Consejo de Ministros en julio de 2011, el consumo de energía final del sector edificación y equipamiento se situó en 2010 en el 26,10% del total nacional, por detrás del transporte y la Industria, esto hace que los edificios sean un sector estratégico tanto para el ahorro de energía como para la reducción de los GEI.

Por ello se prevé endurecer la legislación de eficiencia energética relacionada con la edificación, teniendo como objetivo, marcado por la Unión Europea para 2020, que todos los edificios nuevos que se realicen sean de consumo de energía casi nulo. Además también se prevé realizar certificaciones energéticas a los edificios existentes con el objetivo de mejorar su eficiencia energética.

Webgrafría: minetur.gob.es / mineco.gob.es / rtve.es / elpais.com / idae.es

0 comentarios :

Publicar un comentario