Ads 468x60px

sábado, 30 de marzo de 2013

INSTALACIONES PARA EL APROVECHAMIENTO DEL AGUA EN UNA VIVIENDA


El ciclo del agua potable en una vivienda comienza con la apertura de cualquier grifo, con el desagüe de una cisterna o con la utilización de cualquier electrodoméstico que utilice agua en su funcionamiento (lavadora o lavavajillas), terminando con su desagüe por las tuberías de saneamiento de la vivienda y su vertido al alcantarillado para su posterior tratamiento en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR), que se puede encontrar en la gran mayoría de municipios. A no ser que el agua sea utilizada para el consumo personal (beber o cocinar), deja de ser potable prácticamente desde el momento que sale del grifo, ya que se mezcla con productos químicos utilizados para la limpieza o desechos orgánicos humanos. 

Por su parte, el agua de lluvia prácticamente es desaprovechada en su totalidad en cualquier vivienda, a no ser que esta cuente con un jardín y sirva de riego al mismo. De este modo toda el agua de lluvia que recogen los sumideros de patios y terrazas son vertidos directamente a la vía pública o incluso en algunos casos a la red de alcantarillado municipal.

Para poder aprovechar parte de esta agua es muy importante la concienciación que muchas instituciones privadas y públicas hacen a la sociedad para que no malgasten agua en su vida cotidiana. Pero también es importante que se conozca que las viviendas y edificios en general pueden desempeñar un papel muy importante en este sentido, mediante la instalación de sistemas que reutilicen el agua.

En este sentido existen instalaciones para tratar tanto las aguas grises como las aguas negras (fecales) mediante depuradoras instaladas en la propia vivienda para su posterior reutilización como agua para riego, utilizadas normalmente en viviendas ubicadas en zonas sin red de alcantarillado. Pero también existen sistemas que tratan únicamente las aguas grises para su reutilización nuevamente en la vivienda o recogen el agua de lluvia para destinarla posteriormente al riego del jardín.

La reutilización de las aguas grises consiste en implantar una tubería independiente a la red de saneamiento de la vivienda por donde circula el agua de las duchas, las bañeras y los lavabos, que tras ser debidamente depurada, puede ser nuevamente utilizada para alimentar las cisternas de los inodoros e incluso el riego del jardín. Los equipos se instalan principalmente en los sótanos, aunque en determinados casos se puede hacer también en buhardillas, con los correspondientes depósitos que acumulan tanto las aguas grises como las aguas tratadas que posteriormente, mediante una red de tuberías independiente, serán conducidas a las cisternas o a la instalación de riego. Estos sistemas se pueden instalar tanto en viviendas unifamiliares como en edificios.

Reutilización de Aguas Grises y Recogida de Aguas Pluviales

Fuente: ecoaigua

Por su parte, los sistemas de recogida de agua pluviales consisten fundamentalmente en acumular en un depósito el agua de las cubiertas del edificio, para utilizarlo posteriormente en el riego del jardín y de esta manera utilizar la menor cantidad posible de agua potable para este menester. Los depósitos son enterrados para protegerlos de la acción de la luz y el calor y porque no decirlo, para su mejor integración en el entorno. Este tipo de instalaciones son muy útiles en propiedades que disponen de amplios jardines o huertos.

Todos estos sistemas pueden ser instalados tanto en edificios nuevos como en reformas integrales, mejorando la calidad de vida de las personas que viven en ellos. Es importante recordar que el agua es necesaria para la vida de todos los seres vivos del planeta por ello es necesario aprovecharla al máximo.

0 comentarios :

Publicar un comentario