Ads 468x60px

viernes, 18 de octubre de 2013

LA BIOMASA EN LA CLIMATIZACIÓN DE VIVIENDAS.


La biomasa es un término genérico que se refiere a cualquier combustible sólido, liquido o gaseoso, que no sea de origen fósil y que por lo tanto esté compuesto por materia orgánica de origen vegetal o animal, o producido a partir de esta materia mediante procesos físicos o químicos. Sirvan como ejemplos las astillas, el metiléster de girasol o el biogás procedente de una digestión anaerobia.


La biomasa se considera una energía renovable ya que tiene un balance neutro de CO2, al cerrar el ciclo de carbono que comenzaron las plantas en su crecimiento. El contenido energético de la biomasa procede en última instancia de la energía solar fijada por los vegetales en el proceso fotosintético y acumulado en los enlaces orgánicos que la forman. Por tanto, se puede decir que la biomasa es más respetuosa con el medioambiente que otras fuentes de energía, ya que la composición de sus emisiones son básicamente parte del CO2, captado por la planta origen de la biomasa y vapor de agua. Además las emisiones a la atmósfera de otros gases como el azufre, el nitrógeno y el cloro, son menores que con otros combustibles sólidos.


Ciclo de la Biomasa.
Fuente: Curso de Verano UPCT. Presente y Futuro de las EE.RR (2.010).

Según su naturaleza la biomasa se clasifica de la siguiente manera:
  • Biocombustibles Sólidos: Astillas, pellets, residuos agroindustriales (huesos de aceituna, cáscaras de frutos secos, almendra, piña), leña, etc.
  • Biocombustibles Líquidos: Alcoholes, biohidrocarburos, aceites y ésteres derivados de ellos.
  • Biocombustibles Gaseosos: Gas de gasógeno, biogás e hidrógeno.
La utilización de biocombustibles sólidos para aplicaciones térmicas (producción de calor para calefacción y agua caliente sanitaria), son las más comunes tanto para viviendas unifamiliares como para la calefacción centralizada en edificios. Mientras que para las redes de calefacción urbana (District Heating) también se utiliza el biogás.

El acondicionamiento térmico de una vivienda, al igual que sucede con los combustibles fósiles, se puede realizar mediante unas estufas individuales que calientan una única estancia o calderas de biomasa que permiten su conexión a un sistema de radiadores o de suelo radiante y otros sistemas como los de producción de agua caliente sanitaria. Del mismo modo se puede aplicar a un bloque o edificio de viviendas. 

Actualmente el Centro de Energías Renovables (CEDER-CIEMAT) cuenta con una aplicación que permite a los promotores de proyectos relacionados con biomasa, calcular los recursos existentes en localizaciones geográficas concretas a través de un visor geográfico. Esta aplicación que lleva por nombre BIORAISE, también permite a usuarios particulares saber si existen fabricantes de pellets o instaladores de calderas de biomasa cerca de su domicilio.

El actual Plan Estatal de fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación edificatoria y la regeneración y renovación urbanas para el periodo 2013-2016, contempla ayudas para la mejora de la calidad y sostenibilidad en los edificios, entre ellas la mejora de instalaciones de equipos de generación que permitan la utilización de energías renovables para reducir el consumo de energía convencional térmica o eléctrica del edificio, encontrándose entre estas energías renovables la biomasa.

Webgrafría: idae.es

0 comentarios :

Publicar un comentario